| | | | | |
 
Bienvenidos a Villa Parque Síquiman!... El lugar disfrutar en familia!
 

| Mapa del Sitio | Lugares y eventos recomendados | Actividades | Paquetes Turísticos | | Galería de Imágenes | Concurso de Fotografía | Noticias |
| Cabañas Rucahue | Ubicación Geográfica | Autoridades | Características | Servicios | Trámites | Historia | Sitios recomendados|

 

 

 

 

 

 



Complejo Hotel Cabañas Rucahue Piedras Preciosas
| Mapa del Sitio | Lugares y eventos recomendados | Actividades | Paquetes Turísticos | | Galería de Imágenes | Concurso de Fotografía | Noticias |
| Cabañas Rucahue | Ubicación Geográfica | Autoridades | Características | Servicios | Trámites | Historia | Sitios recomendados|
| | | | | |
......... Habitad de los Comechingones
 

...........Sierras y valles: habitad de los Comechingones

 

En el S. XVI existían, al norte de Córdoba, dos pueblos indígenas de características semejantes: comechingones y sanavirones. Si bien las crónicas hablan de ellos sin diferenciarlos, lo cierto es que los comechingones se establecieron a lo largo de las sierras y sus márgenes, donde se manejaron con dos dialectos diferentes, “henía” al norte y “camiare” al sur, parcialidades lingüísticas que, de todos modos, culturalmente constituyeron una unidad.
La base de la organización social de este pueblo era el “ayilu”, que nucleaba a varios grupos con el mismo apellido y que estaba dirigido por un “mandón”. A su vez, éste obedecía al cacique o “curaca”, quien gobernaba sobre territorios que estaban amojonados, llamados “provincias”.
Los españoles resaltaron los hermosos campos que poseían. En sus relatos aseguran que distinguían las poblaciones aborígenes, pues alrededor de ellas solo veían los sembrados de maíz, porotos, zapallo y quinoa también integraron su dieta, así como la algarroba, el chañar y el mistol, que recolectaban del bosque. Cazaron guanacos, ciervos y ñandúes, en tanto que la cría de llamas fue su ganadería.
Si bien los comechingones habitaron cuevas y aleros, fundamentalmente lo hicieron en las llamadas “casas-pozo”, amplias habitaciones de forma cuadrangular o rectangular, cavadas en la tierra. Estos pozos (aproximadamente de un metro y medio de profundidad) hacían la parte inferior de la pared que se comunicaba ya en superficie con el techo de ramas y paja. Eran muy amplias y se piensa que fueron comunales, (habitadas por 4 o 5 familias cada una).
Con piedras fabricaron puntas de flechas, hachas, conanas y morteros para moler maíz. Con huesos y conchas realizaron collares, adornos para vestimentas y diversos utensilios. Conocieron el hilado de la lana de llama, con el que tejieron camisetas y mantas, teñidas de vistosos colores y usaron vinchas y tocados de plumas. También utilizaron la cerámica decorándola con guardas geométricas incisas.
Fuente: El hombre y su medio. Revista “Aquí vivimos”.
Geografía Gral. de la Pcia. De Córdoba. La Voz del Interior.


.

.